sábado, 22 de agosto de 2015

LA MISTERIOSA CIUDAD DE BHANGARH (INDIA)

¿Os apetece hacer un viaje exótico?, Nos encontramos en la noroeste de la India, En la localidad de Rajasthan.


En este sitio se encuentra la ciudad de Bhangarh.  Una ciudad de interés turístico, donde fue abandonada. Hasta aquí todo bien, pero se debe tener en cuenta que es la única ciudad reconocida por el Gobierno como Encantada.



Bhagarh esta situada el parque nacional de Sariska, que es reserva natural de tigres. La fundación fue en 1573 aunque otras fuentes dicen que a sido fundada en 1613. se construyo con el mandato de Bhagawant Das. la que con el tiempo fue residencia de su segundo hijo Madho Singh que fue sucedido por el hijo de este Chhatr Singh. Tras su muerte en  1630 la ciudad fue decayendo a gran velocidad, También comenzó a decaer el Imperio Mughal, que son descendientes del Imperio Mongol, quienes dominaron gran parte de la India durante varios siglos.

El caso es que en 1783 la ciudad quedó completamente abandonada, una una forma repentina, se cree que la hambruna a sido el motivo pero realmente nadie sabe el por qué. 

La cuidad está completamente amurallada y tiene 5 puertas, dentro además de edificios de viviendas se pueden ver varios templos que veneran a las Divinidades Indues: Gopinath, Hanuman, Naveen, Mangla Devi, Lavina, Devi y Khesava Rai. Como podéis observar son muchos los templos que alberga esta bonita y misteriosa ciudad.

Uno de los datos mas curiosos es que la puerta pincipal de las 5 que posee esta ciudad fuerte se llama Bhoot Bangla, que significa nada mas y nada menos "fuerte de los fantasmas".



LAS LEYENDAS


Al parecer existen dos leyendas sobre la ciudad encantada. 

La primera cuenta que Balu Nath, una especie de gurú o monje local, advirtió a sus gobernantes que si una sola sombra del castillo construido cerca de su templo, tocara su cuerpo, la ciudad iba a dejar de serlo. Al parecer existió un templo antes de la construcción de uno de los castillos la cual hacia sombra sus torres a cierta hora del día. El gurú maldijo la ciudad hasta que el resultado fue dejarla vacía.

La segunda cuenta la historia de la princesa Ratnavati de Bhangarh, quien al cumplir los 18 años se le organizo un evento para que pudiera elegir a su pareja, pero un mago oscuro y maligno estaba enamorado de ella, sabiendo el que ese amor es completamente imposible. El mago que usaba magia negra se llamaba Singhia, este un día vio en el mercado a la bella princesa, que estaba comprando aceite para su palacio, Singhia encantó aquel aceite para que todo aquello que el liquido dorado tocase, se rindiera automáticamente a sus pies. Pero la princesa se percató de las intenciones del mago, reaccionando con derramar todo el aceite embrujado por encima del mago y a su vez derramándose por el suelo de la ciudad, el aceite en ese momento se convirtió en piedra y aplastó al malvado mago, pero este antes de llegar a morir pudo pronunciar unas palabras, maldijo a toda la ciudad y prometió que todos sus habitantes terminarían asesinados en poco tiempo.

Esta segunda leyenda puede que tenga una base histórica ya que en la época donde se supone que es origen la leyenda de Singhia allí vivían 11.000 personas que en una guerra la ciudad se destruyó y fueron todas asesinadas. Eso si, no existe ninguna evidencia escrita de la existencia de la princesa ni del famoso mago.

Tras su definitivo abandono los edificios afectados no fueron restaurados, algo que no es común en el país, pero esto reforzó la creencia de que la ciudad esta encantada. Los lugareños creen que todas esas personas que murieron de una forma trágica siguen abitando el lugar.




La ciudad de Bhangarh es una de las ciudades mas visitados por los turistas de todo el país, quizás gracias a las leyendas. Lo que si es seguro es que ahora tiene una ley sobre el fuerte, el gobierno prohíbe que sea visitada desde que cae el sol hasta la salida del mismo al día siguiente. Siendo abitada durante el día pero volviendo a quedar todos sus muros vacíos en la noche.

Interesante y bello ¿Verdad?. Un saludo.