jueves, 14 de abril de 2016

KM 239 LA CARRETERA MALDITA


Nos encontramos en Alemania concretamente en la Autopista que comunica Bremen con Bremerhaven. Inaugurada en 1929, era el sueño de los habitantes de las dos ciudades gracias a lo mucho que se ahorraba de tiempo para llegar entre los puntos, comparado claro esta con las otras vías mas generales existentes.




Pero contra todo pronostico el registro de accidentes que se atribuían a la dificultad de las vías y el despiste de los conductores no disminuyo en la nueva autopista, de echo, aumentaba cada vez más. Tanto es así que empezó a alertar a los habitantes de la zona. De echo comienza a ser llamada coloquialmente como LA CARRETERA MALDITA. Pero este no es el dato que hace saltar las alarmas del misterio, es que el misterio reside en que ese gran numero de accidentes se encuentra siempre en el mismo punto EL KILOMETRO 239.


Muchos de los testimonios de los supervivientes de los percances que han tenido en ese kilometro coinciden y según sus victimas todos explican algo asi: " - Las condiciones de la carretera son favorables, no había ni niebla, tampoco estaba mal el asfalto, no llovía y se veía perfectamente. Pero algún tipo de fuerza invisible empujaba al coche hacia fuera de la calzada, como si lo arrastrara, como si las ruedas de pronto dejaran de tocar el suelo, daba igual la fuerza y firmeza con la que cogieras el volante o incluso la dirección que lo movieras, era inevitable, el coche se precipitaba al arcén a gran velocidad y sin remedio."

Como era lógico, las historias se crearon y propagaron por todos los rincones de la zona, con el método Boca-Boca, el terror se fue apoderando de los lugareños ya que achacaron que este kilómetro estaba maldito y en el residía el mismísimo diablo. Tanto llegó a ser esta creencia que un día, un gran grupo de campesinos que vivían en los alrededores se congregaron en el fatídico punto para practicar un exorcismo en toda regla con el fin de expulsar al demonio que lo poseía. Pero no fue lo exitoso que se espero por que además de no disminuir en nada los misteriosos accidentes, es que el día del exorcismo todas las radios empezaron a sonar como si recibieran fuertes interferencias, con el ruido de la ya desaparecida pero siempre reconocible "niebla televisiva" y pitidos agudos y grabes. 

La presión que ejercían los ciudadanos practicamente obligó a la policía a investigar posteriormente a el KM 239 en busca de una causa científica de los siniestros, pero no lograron encontrar nada extraño en el tramo de la autopista y tampoco en el resto de ella, todo parece tan normal como cualquier otra del mundo.

Así que como ultimo recurso recurrieron al Carl Wehrs, un experto en casos paranormales.

Carl, creyó que se debía a que existía una corriente subterránea que cruzaba el ya tan citado kilómetro, para poder demostrarlo uso una vara de Zahorí de metal, cuando llego al punto donde se registran los accidentes la varilla se disparó apuntando hacia el suelo con tanta fuerza que a Carl se le escapo de las manos.

Como consecuencia de su experimento decidió practicar un conjuro usando un cofre de cobre y guardando en su interior una estrella cortada por el mismo del mismo metal que su caja, la enterró justo al lado de la carretera pero a la misma altura donde se registraban los accidentes. Desde entonces los accidentes cesaron completamente en el maldito Kilómetro.

Pero años mas tarde la caja fue desenterrada y después de hacerlo los accidentes volvieron y en gran cantidad en poco tiempo. Pero las historias que rodean a este misterio no llegó a ser olvidado y el pueblo pidió que aquella caja de cobre era un conjuro que alejaba a el demonio asesino que provocaba los siniestros y que debía ser enterrada en el mismo sitio donde fue extraída y así lo hicieron volviendo a la normalidad y sin registro desde entonces de accidentes en el KM 239.

FUENTE: mundoextraño.es


←  Anterior Proxima  → Página principal

0 comentarios:

Publicar un comentario