domingo, 19 de marzo de 2017

HISTORIA REAL DE 4 AMIGOS QUE JUGARON A LA OUIJA Y LES PASO ALGO INESPERADO



Año1975, 4 jóvenes estudiantes se encontraban en una conocida academia en la comunidad de Madrid, España. Apenas tenían 18 años cumplidos cuando ellos ya eran grandes aficionados a el mundo paranormal, de echo investigaban y estudiaban todos los casos que eran publicados y se podían encontrar, indagando en todas sus ramas, desde el misticismo como puede ser el tarot y el resto de sistemas de predecir el futuro aunque eso sí al menos en este caso con totalmente escépticos, pasado por otras ramas como la búsqueda y escucha de psicofonías, casos de fantasmas, poltergates... En definitiva a modo personal eran unos dignos editores de este mismo blog si lo desearan.
Pero un día aquello que tomaban como un entretenimiento colectivo se torció de una forma inesperada. Descubrieron el ya tan conocido "juego" del Ouija y se hicieron con un tablero. Bueno más que se hicieron con el, lo crearon de forma casera gracias a los conocimientos que obtuvieron en las bibliotecas que frecuentaban a menudo en busca de nuevos misterios. Ya que solo que esa academia existía una biblioteca muy amplia que la formaban varias salas repletas de libros de todas clases, donde en uno de ellos se hablaba de el peculiar tablero conductor de lo desconocido.
Lo que hicieron fue usar un cartón cuadrado de buenas dimensiones y escribir en el claramente un abecedario eso sí, en forma circular y no en forma de abanico como estamos más aconstumbrados a ver estos tableros, después escribieron los números de 1 al 0 teniendo este después del 9 para que sirva también de número 10 y por último y en tamaño mas grande que el resto de los caracteres un SI a la izquierda y un NO a la derecha justo debajo de la línea de números.
En aquella misma biblioteca donde pasaban casi todo el tiempo que tenían libre... Había una sala que estaba clausurada, la habitación también repleta de libros viejos, mapas enrollados e innumerables trastos que quizás poco tenían que ver con utensilios de biblioteca ya que servía más bien de trastero que de otra cosa, se podía deducir fácilmente que allí no entraba nadie en mucho tiempo, ya que a pesar de que la puerta no estaba cerrada con llave la cantidad de polvo era considerable en toda la sala y el fuerte olor a cerrado y humedad por falta de ventilación era evidente en su ambiente. El lugar perfecto de la academia para ejercer su propio experimento parapsicólogo.
Los 4 jóvenes estaban tan entusiasmados por probar si eran ciertas las historias y rumores que rodean al famoso tablero que no tardaron mucho en organizarse para reunirse y colarse en la sala abandonada, (la verdad que cuando me lo iban contando me los imaginé en la típica escena de película Americana con velas en la oscuridad que ampara la noche y muertos de miedo por aquello). Pero nada que ver con la realidad, por que eran las 4 de la tarde de un día de primavera cuando comenzaron su aventura a lo desconocido y además en aquella sala había un gran ventanal que carecía de persiana pero si que tenia una gruesa cortina amarillenta por el tiempo y la exposición solar que fue expuesta en vete tu a saber cuánto tiempo sin que nadie se acuerde de que exista. Así que a plena luz del día de un día cualquiera y únicamente filtrada por la cortina que acabo de describir y un vaso normal y corriente que se pudieron agenciar en el comedor de la academia en el turno de la comida, se sentaron al rededor del tablero que crearon colocaron el vaso justo debajo de la letra A para ver si se mueve claramente el recipiente solo. Esperaron más de 15 minutos, incluso se les llegó a dormir los brazos por mantener la posición pero nada ni el más mínimo movimiento en el vaso.
Agotados por la posición y por no entender que a podido pasar, se miraban unos a otros pero ni siquiera se decían nada ya que estaban anodadados, eso sí orgullosos unos de los otros por su aguante continuo y por que ninguno de ellos intento engañar a los otros moviendo el vaso a su antojo. Decidieron guardar allí mismo el tablero y el vaso escondiéndolo más bien poco por que estaban seguros de que allí no entraba nadie para encontrarlo.
Unos días más tarde, aún con el chasco que se llevaron por la primera experiencia con la Ouija, decidieron volver a intentarlo a la misma hora en el mismo punto que la anterior vez... Hubo varios intentos sin éxito pero ya no aguantaban tanto tiempo esperando a el que pasara en cada reunión. Hasta que ya por aquello del aburrimiento y ya más en plan por hacer algo ya que habían perdido toda credibilidad sobre que el juego realmente funcione de verdad volvieron a hacerlo eso si, siempre a la misma hora ya que es cuando podían y en el mismo sitio por que tampoco conocían un lugar mejor para hacerlo.
Esta vez fue distinto completamente se sentaron al rededor posaron el vaso sin tener ya demasiado cuidado de donde lo colocaban y pusieron los dedos en el, comenzaron a realizar las preguntas típicas que hacían desde el primer día ¿hay alguien más entre nosotros en este momento?... Esta vez el vaso se disparo a toda velocidad hacia el SI frenando bruscamente justo encima de él. Empezaron a reírse diciendo uno a otro venga quien a sido de nosotros. Pero claro los 4 pensaron que fue otro de ellos quien creía que hizo la broma por que hasta la fecha la verdad que era tremendamente aburrido el juego. Cuando se dieron cuenta de que no fueron ellos, otro lanzó la pregunta. ¿eres un espíritu? El vaso se movió lentamente al medio del Si Y No. Pero freno en ese punto intermedio para volver al si e igual que rápido que la primera vez que se movió el señalizador fue al No.
Se empezaron a mirar confundidos unos a otros. ¿Si y no? ¿que quiere decir? Otro pensó que entonces no sé trataba de un simple fantasma que podía ser algo más. Y pregunto ¿Eres un ángel? El vaso salió del No pero volvió de nuevo a esa posición para dejar clara su respuesta. Poco más tarde sin perder la sensación de confusión lanzaron una nueva pregunta... ¿Cual es tu nombre?. El vaso empezó a ir milimétricamente a las letras S...A...T...A...N.
Del susto quizás por sugestión o quizás por que seguía creyendo que se trataba de una broma de sus compañeros uno de los componentes se separó bruscamente del vaso y con tal energía que empujo a su improvisado puntero haciendo que caiga y rompiendo el vaso en el suelo por la caída. Se pusieron todos un poco violentos por la situación y por la tensión creada ya que todos aseguraban que ninguno de ellos estaba moviendo el vaso y por la situación se género una desconfianza y enfado entre ellos. Pero uno de ellos más relajado y el que más vueltas le daba en la cabeza en cada cosa que encontraban no entro en el rol de la discusión de quien fue o no y si fue una broma. Se limitó a observar el vaso y observo que algo raro le había pasado por que como si una extraña niebla blanquecina apenas perceptible salía de los cascotes del suelo y se dirigían al chico que había causado el accidente. Pero pensó que quizás era producto de su imaginación y que lo que vio no era más que una nube de polvo removida por el alboroto que flotaba en el aire y se hacía visible por la luz filtrada de la cortina pero al estar ya sugestionado y por la escena del momento no le dio mucha importancia aunque tampoco la olvidó.
Pasaban los días y entre ellos ya se notaba que la relación no era la misma desde el día que algo pasó usando la Ouija, si seguían viéndose y hablándose pero ya no tenían la confianza ni esas ganas de seguir investigando casos como hasta ahora. Pero eso si, siempre fueron compañeros de la misma clase y uno de ellos, el chico que se separó del vaso, fue la persona que más cambio de todos. Se notaba algo raro en su comportamiento, ya apenas hablaba con nadie, su mirada había cambiado, se veía más agresivo, el nunca fue borde con la gente sin embargo se volvió cortante y parecía que siempre estaba de mal humor.
El chico que se quedó mirando al vaso, desde la distancia observaba a su amigo por que él estaba seguro que ya nada es igual en el desde aquel día y sospechaba que algo estaba pasando. Intentaba hablar con el pero su amigo no quería hablar con nadie y tampoco quería escuchar nada de aquel día ni de si le estaba pasando nada, para el todo era igual, aunque todos sabían que eso no era así. El resto de compañeros de la academia que no sabían nada de lo que estos 4 amigos hicieron comenzaban a cuchichear de que él estaba raro y nadie entendía como se comportaba de esa manera, como un chico siempre agradable y tan formal, se comportaba como un matón de repente con todo el mundo. Ya empezaba a tener serios problemas sociales por que las peleas verbales y el rechazo de todos hacía el era evidente, incluso ya tenía problemas en sus estudios y ya empezaba a ser frecuente sus visitas a dirección de la academia para dar explicaciones de sus actos que ya se salían de las normas de la academia. Se había convertido en lo que se conocía como un kinki, chulo, grosero, agresivo y pasota.
Pero el chico observador ya no podía permitir que eso siguiera creciendo, reunió a los otros 2 amigos y les comento lo que vio, la extraña neblina que se dirigió a el, también hablaron de que en la ouija no se había cerrado el proceso que aquello que vino de no se sabe donde seguía en este mundo y estaban ya más que seguros que "eso" estaba en él y por tanto que algo había que hacer para ayudarle.
Empezaron a investigar cómo locos para poder realizar lo que ya tenían claro que debían de hacer. Un exorcismo. Pidieron ayuda a conocido que conocían sobre el tema, buscaron en los libros, en vídeos, en todo lo que tenían en su mano para poder salvar a su amigo de aquello que le estaba ocurriendo antes de que sea demasiado tarde.
Entonces un tiempo más tarde cuando pudieron reunir toda la información para practicar un exorcismo. Consiguieron hacerse con una cruz cristiana con la medalla de San Benito incrustada, la cual tiene un conjuro u oración especial contra los malos espíritus y poder combatir a los demonios. Convencieron a su amigo para que les acompañarán a la biblioteca para buscar un caso de ovnis como escusa para atraerle. Entonces en un despiste lo que hicieron es reducirle para poder atarle a una silla con reposa brazos de madera no sin mucho forcejeo para inmovilizarlo.
Cogieron una Biblia y la cruz. Empezaron a hablarle invocando al demonio que tenía dentro por que solo se querían comunicar con aquello que poseyó a su amigo. Después comenzaron a realizar la pregunta de cómo se llamaba realmente el demonio. Se habían echo con agua bendita, preguntaron muchas veces como te llamas a el ser que tenía en su interior. El chico empezó a hablar idiomas como latín y muchos otros que no reconocían en absoluto. A pegar gritos, a forcejear tan fuerte que los otros dos amigos me sujetaban como podían para que no se desatara.  Una vez supieron su nombre usando el agua bendita y la cruz que la apoyaba en su frente, provocando gritos de verdadero dolor como si lo quemaran cada vez que realizaban estos gestos. Ya habían estudiado al menos 7 tipos de demonios para identificarlos y saber que ritual seguir para poder expulsarlo, con la suerte de quien dijo ser este coincidió con uno de ellos. Varias horas más tarde ya que habían empezado con él a primera hora de la mañana y ya se acercaba el ocaso del atardecer sin cesar, sin haber ido a clase, ni tan siquiera habían asistido a la comida... Consiguieron el resultado. El chico poseído ya con magulladuras de las ataduras y varias heridas de los forcejeos de sus compañeros para reducirle y por su puesto por el agotamiento colectivo de todos ellos con la intensa sesión y las horas de lucha. Se desmaya... Segundos más tarde mientras que los compañeros también exhaustos intentaban reanimarle cuando una niebla negra y espesa, más parecía a un humo negro se veía salir lentamente de todo el cuerpo del chico de la silla dirigiéndose a la cortina amarillenta de la sala donde hicieron la ouija y también realizaron este exorcismo, donde en ella se empezó a formar una silueta de un humanoide de grandes dimensiones como si fuera una sombra proyectada a la perfección en la tela pero donde en su imponente cabeza se podía diferenciar con claridad unos largos cuernos parecidos a los de una vaca de raza Maremmana, quedando allí proyectado durante un puñado de minutos pero con una nitidez perfecta donde se podía observar su silueta pero sin rasgos y después se desvaneció.
Días más tarde con las heridas ya curadas del chico que había sido poseído y volviendo a ser como siempre a sido con su dulzura y buen humor, se volvió a reunir con sus compañeros de batallas parapsicólogas. Pero esta vez para hacer una promesa, se prometieron que nunca jamás volverían a hacer nada relacionado con ese mundo del misterio y que jamás iban a hablar de nada sobre lo que ha ocurrido, hasta esta misma semana nunca habían hablado de su caso y desde entonces jamás volvieron a hacer nada relacionado con el misterio ni tan siquiera por su cuenta, la promesa sigue en pie.
Fin.
Cómo Alberto de la Vega y Oscuro Saber no pueden imaginarse lo afortunado que me siento de que hayan querido compartir tal experiencia a pesar de prometerse no hablar nunca de ello, pero precisamente por eso he decidido no poner nombres y los datos juntos para compartir su experiencia con todo el respeto y en medida de lo posible que sigan cumpliendo su promesa bajo su total anonimato.
Un saludo y espero que os aya gustado este gran caso tanto como a mi cuando me lo iban contando, solo espero que podáis disfrutar a través de estas palabras y que yo aya podido trasmitirla lo mejor posible un saludo a todos Oscuros Sabios.
←  Anterior Proxima  → Página principal

0 comentarios:

Publicar un comentario