lunes, 7 de marzo de 2016

FOTOS PUBLICADAS POR NUESTRO MIEMBROS EN NUESTRO GRUPO DE FACEBOOK!



NUESTRO GRUPO DE FACEBOOK AL QUE OS PODEIS APUNTAR PINCHANDO AQUI. ESTAMOS CRECIENDO A MUY BUEN RITMO CON MAS DE 2500 PERSONAS, PERO SOBRETODO ES QUE ESAS PERSONAS SON MUY ACTIVAS Y A DIARIO PUBLICAN UNA SERIE DE NOTICIAS, FOTOGRAFIAS, VIDEOS Y DEBATES MUY INTERESANTES SOBRE TODO EL MUNDO DEL MISTERIO, POR ELLO Y POR UN HOMENAJE A ELLOS, LES HAGO UNA PEQUEÑA RECOPILACION DE ALGUNAS DE LAS FOTOGRAFIAS TAN INTERESANTES QUE SUBEN DE VEZ EN CUANDO.





Maria Jesus Guellar Gomez

3 de marzo a las 3:11

Hola chicos bruja










Maria Jesus Guellar Gomez

24 de febrero a las 19:42
Hada de los lobos buenas tade













Ana Sotos

24 de febrero a las 10:28





LA MONJA DE PATAS DE CABRA.
Ubicación: Garganta la Olla. Cáceres.
Dirección: Finca de Lalisea , (Las Casillas).
Fecha: Noviembre de 1948.




























Dicen que algunos han llegado a ver al mismísimo diablo. Y en este lugar son muchas las leyendas y mitos populares que se han extendido de la mano de grandes sabios, pensadores y escritores, como, don Miguel de Unamuno o don Lope de Vega, quienes transformaron la cruda realidad en dulces relatos de la literatura.




En este caso parece ser que le ocurrió a un pastor del pueblo, llamado José Pancho Campo, que tenia 60 años y a pesar de su edad, por todos era conocido a causa de su fortaleza, su valentía, su astucia y su falta de temor.




Allá por el año 1948 y a primeros del mes de noviembre, este buen hombre estaba con su rebaño por las zonas próximas a la población. En esto, miró al cielo y se percató de que estaba anocheciendo y se acercaba una fuerte tormenta. Ya se sabe que los pastores parecen oler la cercanía de las tormentas, debido sobre todo al peligro que suponen los rayos. Así pues, decidió buscar cobijo para su rebaño y para él mismo, y se dirigió hasta una choza que había por el lugar y que él bien conocía.




De este modo, y una vez con el rebaño a cubierto, reunió algunas ramas y troncos y se dispuso a hacer una hoguera.

Mientras el fuego calentaba sus doloridas piernas, entre el chisporrotear de la leña, le pareció oir una especie de silbido en la entrada del cobertizo.




Al principio no le prestó mucha atención, pues ya se sabe que por las montañas hay muchas alimañas que aparecen cuando cae la tarde. Pero luego volvió a oírlo con mayor claridad, y a pesar de su experiencia en el campo y en el monte, no le pareció un sonido reconocible. Así, que , alertado por la curiosidad, se levantó, abrió la portezuela del refugio, a allí a unos metros de la entrada, pese a la escasa luz que había, pudo ver a una mujer vestida de negro, de metro 30 de altura. El cabrero pensó que se trataba de una monja que se había perdido en su camino al cercano monasterio de Yuste.




Asi que, muy amablemente, la invitó a pasar para que se calentase con el fuego. La monja entró en absoluto silencio, lo que el pastor interpretó como un comportamiento propio de los que han hecho votos religiosos. José cerró la puerta, se sentó y se giró para atizar las brasas de la hoguera, y ahí fue cuando miró las piernas de la monja y pudo ver con toda claridad que no eran piernas, sino patas, y que sus pies, eran pezuñas.




Según el testimonio de su sobrino decía: << Vestia de negro, como una monja, aunque, al contrario de lo que suele pasar con las verdaderas monjas, aquella no hablaba. Mi tio le sugirió que se acercara al fuego para calentarse. Cuando estaba atizando las brasas de la hoguera, el resplandor de los leños le permitió ver los pies. Eran pezuñas, aquello lo llenó de espanto y dijo ; <>. En ese momento la monja salió a toda prisa.>>

Al dia siguiente, ante la ausencia, los familiares del pastor, alertados por su esposa, salieron a buscarlo porque pensaron que había sufrido algún percance, ya que no daba señales de vida y hacia mucho de que debía de regresar.

Llegaron al refugio de la finca de Lalisea, aunque también hablan de Las Casillas, y allí lo encontraron livido, mudo de miedo y aferrado a un palo junto a la hoguera, repitiendo sin parar; << Tenía patas de cabra, tenía patas de cabra,,>>

También a su sobrino de José Pancho posteriormente tuvo un encuentro en el bosque con una extraña mujer que vestia de negro.

Para llegar hasta Garganta la Olla, tenemos que situarnos en Plasencia, y allí tomaremos la carretera EX-203 (carretera de Plasencia a Jarandilla) hacia El Melinchón. Siguiendo por esta carretera y pasando Torremanga, llegaremos a Jaraíz de la Vera. En mitad del pueblo hay un cruce que hacia la derecha conduce a Salobrar y hacia la izquierda a Jarandilla, mas adelante encontraremos otro cruce a la izquierda, éste nos llevará hasta Garganta de Olla.




Javi Guerrero

19 de febrero a las 19:22



LA MAGIA NEGRA DEL " VUDÚ "






En películas, en la vida real , muchas veces hemos oído el tema del muñeco vudú. Pero ,¿ en realidad es tan malo y peligroso para quien padece este tipo de magia negra ?.


El vudú entró en occidente mediante el comercio de esclavos de África occidental, alrededor del año 1510, cuando millones de nigerianos de Gambia, Ghana y otros fueron llevados a trabajar a las plantaciones de América

El uso del vudú se asocia con la magia negra, pudiendo causar estragos en la vida de una persona con el mero objetivo de la destrucción de cualquier aspecto de la vida, creando problemas familiares, tensiones, fobias innecesarias, afectando negativamente a los niños, creando problemas de salud crónicos, destrucción de la paz mental, e incluso causar muertes no naturales en circunstancias extrañas.

El uso del vudú junto con la magia negra afecta a las circunstancias y perspectivas del futuro de una persona, además pueden llegar a afectar a la víctima de tal manera que uno pueda llegar a perder la fuerza de voluntad y la energía mental y no tener ningún deseo de vivir.
Algunas leyendas hablan de algunos hechiceros de Haití que pueden hacer que personas muertas revivan como zombi mediante el vudú.




Y MUCHAS OTRAS PUBLICACIONES INTERESANTES EN EL GRUPO DE OSCURO SABER!!